Fashion

Louis Vuitton & Marc Jacobs: Dos visionarios unidos por el monograma

La retrospectiva que se realizó en París este año sobre Louis Vuitton y Marc Jacobs fue increíble, una de las mejores muestras que vi este 2012.
Realizada en el museo “Les Arts Décoratifs” la exhibición expone una visión de la evolución de la marca en la historia junto con un análisis paralelo entre los dos creadores; dos personajes que se desarrollan en épocas claves, con grandes cambios que revolucionarían al mundo, el primero en el inicio de la industrialización y el último en una época en donde la globalización cambió todo.

La muestra estaba dividida en dos niveles; el primero era sobre el fundador de la marca y sus inicios como artesano de los baúles de viaje para las altas clases sociales de París del siglo IXX. En el segundo nivel, toda la reinvención de la marca a cargo de Marc Jacobs y sus estratégicos colaboradores tales como Stephen Sprouse (cuando LV llena sus carteras con graffiti), Takashi Murakami (el monograma lo llena de color y cerezas) y Richard Prince (fotógrafo americano que interviene la primavera del 2008 con enfermeras utilizando máscaras).

Antes que todo debo pedir disculpas por la calidad de la fotos ya que no se permitía tomarlas al interior, entonces obligadamente tuve que actuar “a la mala”, y sin flash obviamente, y escapándome de la guardia francesa que me sorprendió tres veces y amablemente me advirtió y yo obviamente, me hice el loco.

Hay muchos datos que llaman la atención y que para nuestra época nos parecen “imposible”, como la cantidad de trajes que debía tener una mujer abordo para desvolverse socialmente; un traje para la mañana, uno para la tarde y otro para la noche (imagen 4 y 5) y la cantidad de baúles y maletas que se necesitaban para llevar todo eso (imagen 7), donde se puede ver alrededor de 30 piezas solo para transportar las pertenencias de una pareja. También es interesante mencionar que existía gente especializada en empacar todo esto, una servicio que prestaban, porque había que saber hacerlo para que todo llegará correctamente a destino.

En el segundo piso, nos encontramos con paredes llenas de pantallas LED con imágenes muy reconocidas que sirvieron (y continúan sirviendo) de inspiración para Marc Jacobs. Vemos desde Handel hasta Bob Esponja, pasando por Elizabeth Taylor y Richard Burton en “Who’s Afraid of Virginia Woolf?”. Todos los articulados maniquíes utilizados en la muestra, que poéticamente llamaron Louise (¿qué otro nombre podría haber tenido?), fueron especialmente diseñados en Japón por la diseñadora Emma Davidge. Pero la “guinda de la torta” es definitivamente la vitrina de 7 metros de ancho en donde se expone deliciosamente la colección de carteras diseñadas por Jacobs en hermosos “chocolate boxes”. Acá se presentaron los diseños más representativos de la era Jacobs desde su ingreso a la casa Vuitton en 1997 hasta hoy. Una de mis vitrinas favoritas fue la de Louise con un “casco-máscara” punky con plumas, fue increíble encontrarse con eso, aparte que estaba perfectamente armado, ya que detrás de los maniquíes habían espejos que mostraban la ropa desde ángulos que desde el frente no se podían apreciar.

Bueno, basta de tanto palabreo, espero que disfruten de las imágenes tanto como yo disfruté de la muestra.


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s